Juventud

Yvon Chouinard nace en Maine, pero rápidamente se muda con su familia a California. Fue emprendedor desde muy joven, y cuando se dio cuenta de que el fútbol americano y el baseball no era lo suyo, fundó el Club de Cetrería del Sur California. Poco a poco se va enamorando de la naturaleza, y subir a los nidos de halcones le lleva a descubrir la escalada. En esa época la meca para cualquier escalador era Yosemite, e Yvon se convierte en uno de los pioneros haciendo primeros ascensos como el de la vía the North American Wall, que tardaron 10 días en subir.

 

Historia de Patagonia y su fundador, Yvon Chouinard
Durmiendo en la pared de 900m de altura

 

Invención y reinvención del «negocio»

Para escalar en aquella época se usaban pitones, que normalmente venían de Europa y no eran de muy buena calidad. Así que Yvon se enseña a si mismo el arte de la herrería y empieza a forjar sus propios pitones, que acabarían siendo los mejores del mercado. Para los que no estáis familiarizados con la escalada, los pitones se van clavando a martillazos en las grietas de la roca a medida que se sube, al pitón se le engancha un mosquetón y por ahí se pasa la cuerda para en caso de caída quedar colgado del pitón.

El problema es que con el paso de los años, el ir clavando pitones a martillazos destrozaba la roca. Así que nuestro amigo Yvon, que para entonces ya había fundado Chouinard Equipment (que luego se convirtió en Black Diamond) y tenía una venta muy estable de material de escalada desde el maletero de su coche, decidió deshacerse de los pitones (suponían el 70% de su beneficio) y se inventó lo que ahora se llaman tascones. Los tascones los metes entre las grietas con algo de maña, de tal forma que se quede bien encajado en la roca en caso de caída y que se puedan sacar sin dañar la roca.

 

Historia de Patagonia y su fundador, Yvon Chouinard
Pitones y mosquetones

 

Empieza con la ropa

De repente, en un viaje a Escocia, Yvon se encuentra con los típicos polos de rugby. Esos polos eran fuertes y resistentes, y además tenían cuello, que lo protegería a la hora de colgarse el material de escalada. Pensó que sería una gran prenda para escalar y se llevó unos cuantos de vuelta a California. Se vendieron como churros. Sin darse cuenta se había metido en el negocio de la ropa.

Y así es como un tío que sólo pretendía escalar e ir haciendo camino, se convirtió casi sin quererlo en un ‘hombre de negocios’. Fundó Patagonia, y empezaron a diseñar y producir ropa de escalada de la mejor calidad que se había visto hasta entonces.

 

Problema consumista

Patagonia se convierte en una empresa asentada y con reputación internacional. Por aquella época la vorágine consumista crecía como la espuma y las repercusiones en el medio ambiente se iban haciendo palpables. Yvon y sus colegas se empiezan a dar cuenta que el consumo que ellos mismo están promoviendo, está destrozando la naturaleza que tanto quieren.

Un día, deciden hacer unos tests para saber cual de los materiales que usaban en la fabricación de sus productos era el más perjudicial para el medio ambiente. Nunca nadie lo hubiese imaginado, pero de todos los materiales que usaban, el peor para el medio ambiente resultó ser el algodón. 100% algodón natural. Al ser increíblemente intensivo en pesticida e insecticida es mucho más contaminante que cualquier otra cosa. Después de ir a visitar una plantación de algodón Patagonia lo tuvo claro. O algodón orgánico o nada.

 

«Nos abrió los ojos. Los campos de algodón son con campos de muerte. No hay nada con vida, solo pequeños canales de agua tóxica. El nivel de cancer es 10 veces mayor, pero eso a nadie le importa. Había un estanque gigante, y allí tenían una persona sentada con una escopeta, para evitar que pájaros se acercasen y no tuviesen polluelos con tres picos, cuatro patas, o cosas así…»

Yvone Chouinard

 

A reinventarse, de nuevo

Patagonia decide hacer el cambio al algodón orgánico, con todo lo que esto conlleva económica y empresarialmente (el algodón representaba el 20% de sus ventas). Una empresa de proporciones descomunales. Pero tenían algo muy poderoso a su favor: no habría marcha atrás, o consiguen hacer la transición al algodón orgánico con éxito o cerrarían el chringuito. Bajo ningún concepto tenían intención de seguir siendo cómplices de aquel desastre. El resto es historia. Patagonia crea la industria del algodón orgánico.

 

Build the best product, cause no unnecessary harm, use business to inspire and implement solutions to the environmental crisis. 

Patagonia mission statement

Historia de Patagonia y su fundador, Yvon Chouinard

 

A día de hoy Patagonia está ayudando a empresas como Walmart o Nike a construir negocios más ecológicos y sostenibles. Podríamos seguir hablando de como Patagonia trata a sus trabajadores, como implementaron una de las primeras guarderías “onsite” de Estados Unidos, como crearon 1% for the Planet, o como donan millones de dólares a activistas medioambientales. No hay duda de que si hablamos de consumo responsable, Patagonia es el gran referente.

Y para terminar, para todos los emprendedores que les guste la idea de construir una empresa centrada en valores, donde prime el respeto y el cuidado de sus trabajadores y el medio ambiente os recomiendo el libro “Let my people go surfing”. ¡A darle caña!

 

 

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.