Economía colaborativa

 

¿Qué es la economía colaborativa?

La economía colaborativa es la práctica donde gracias a la tecnología, los consumidores se ponen en contacto entre si para compartir y colaborar, cambiando así los modelos tradicionales de producción y distribución, ya sea de productos, conocimiento o servicios. Como dice Albert Cañigueral (pionero del concepto de consumo colaborativo en España) en su blog www.consumocolaborativo.com “los ciudadanos se están conectando para consumir, educarse, viajar, financiarse, etc. de manera conjunta y directa”.

Primera experiencia

Mi primer contacto con la economía colaborativa fue sin saber siquiera que existía este concepto, simplemente en aquel momento nos venía bien y ya está. En 2013 estaba de viaje por el sudeste asiático con un amigo. No se cómo, habíamos oído hablar de “couchsurfing”, una plataforma donde viajeros se ponen en contacto con gente local para quedarse a dormir en sus casas gratis. Estábamos un poco tirados en Chiang Mai (Tailandia) y decidimos probarlo. Conectamos con Jane, una chica majísima, nos llevó a su casa, le hicimos una tortilla de patatas y ella nos contó cómo era su vida en Tailandia y su visión de cómo iba el país. Pasamos una noche estupenda y nos acercamos un poco más a la cultura tailandesa. Sin saberlo habíamos formado parte de la economía colaborativa.

Fue hace sólo unos meses cuando me encontré con el blog de Albert Cañigueral, enseguida devoré su libro “vivir mejor con menos”, y fui a escucharlo a una conferencia suya en Barcelona. Comprendí que hay todo un movimiento detrás de esto y me encanta. Lo compro todo, nunca mejor dicho.

Economía colaborativa

Beneficios

La economía colaborativa se basa en 3 beneficios principales.

  1. La sociedad de hiperconsumo en la que vivimos no es sostenible. Ni sostenible, ni ética, ni espiritualmente sana. “Las cosas mas importantes de esta vida no son cosas” (vivir mejor con menos). El consumo colaborativo da facilidades al consumidor final para acceder a las cosas, y así los que participan en estos intercambios se dan cuenta que “el acceso a las cosas es mejor que la posesión de las mismas” (vivir mejor con menos). Este movimiento permite un mejor aprovechamiento de los bienes que existen ahí fuera, al fin y al cabo ¿cuántas veces utilizas un taladro o una cama restform? ¿Y ese cinturón que te compraste y esta en perfecto estado aunque ya no te gusta tanto y casi no lo usas? Compartir cosas para darles un mayor aprovechamiento le da un respiro al hiperconsumo en el que estamos inmersos.
  2. Sale rentable para el usuario. Déjale ese cinturón a alguien de confianza (una de las claves en el éxito de las plataformas), y coge tú otro “nuevo” sin necesidad de comprarlo. También hay plataformas como Bla Bla Car, donde se aprovechan trayectos en coches con plazas libres y se comparten los gastos del viaje, o Airbnb donde puedes alquilar habitaciones de tu casa (o tu casa entera) a otras personas. Esto reporta dinero al que presta sus bienes infrautilizados, y para el consumidor final es más barato que las alternativas tradicionales.
  3. Conocer gente. Couchsurfing es el abuelo de todo esto, donde la contraprestación es el vínculo personal que se crea y la experiencia en si. Todo viajero que se precie sabe que la esencia de un viaje es pasar tiempo con la gente local. Pero aunque no estés de viaje a la gente le gusta compartir y consumir con otra gente. La economía colaborativa también fomenta la producción de código abierto, donde la gente puede compartir sus ideas y sus diseños, discutirlas con otros usuarios, mejorarlas y aprender el uno del otro. Esa colaboración entre nosotros es lo que nos hizo prosperar hace miles de años, ahora la estamos llevando al siguiente nivel.

Retos

Todo esto está provocando un cambio de paradigma, y ante tal cambio salen detractores, pero también preguntas muy razonables que incluso asustan un poco (por regla general, el cambio asusta).

¿Pero si ahora se va a consumir menos y comprar menos taladros, como vamos a seguir prosperando económicamente? La prosperidad económica no puede depender del hiperconsumo desorbitado, sencillamente no es sostenible, a largo plazo solo nos llevará al desastre como ya nos ha enseñado la historia varias veces, solo que esta vez será global. Tenemos que buscar un sistema de círculo cerrado, y no lineal de usar tirar usar tirar, como es el actual. También vendría a cuento hablar de la estructura del desarrollo económico en la que nos basamos actualmente; una de la causas de la gran desigualdad social que vivimos. Y por último, la economía colaborativa no va a sustituir al modelo actual, lo va a complementar. El consumo colaborativo y el consumo tradicional están condenados a entenderse. Hay gente que también aboga que este nuevo modelo nos hará perder puestos de trabajo. También pensaban algo parecido los luditas en el 1800… las cosas evolucionan, y hay que adaptarse.

Existe un tema peliagudo, que es la regulación. Una persona alquila habitaciones de su casa y saca de ello un beneficio económico, que a día de hoy no declara. Un taxista paga una licencia por tener un taxi, pero Uber ha creado miles de taxis sin licencia… Hay que ser conscientes que la economía colaborativa está en la pubertad, y queda mucho por hacer, como regularla por ejemplo. Creo que estos dos ejemplos que he puesto no son justos, creo que es necesaria una regulación para que todos juguemos con cartas parecidas en la medida de lo posible. Pero ojo, regulación no es limitación, y sin duda regulación no es prohibición. Al parecer, después de la prohibición de Uber en España los usuarios, como ya se conocían los unos a los otros, se han seguido poniendo en contacto a través de mensajes de texto, o similar. Lo único que ha conseguido la prohibición es que ahora el pago se haga en mano, sin ningún tipo de trazabilidad (que si existía antes), y que no haya ningún tipo de seguridad. Si la historia nos ha enseñado algo es que cuando hay suficiente demanda de algo, el consumidor conseguirá ese algo, aunque la ley lo prohíba. Por lo que regularlo, aportando control y seguridad, es siempre mejor que prohibirlo.

Futuro

El despegue de la economía colaborativa es innegable, y las grandes empresas tradicionales ya están tomando cartas en el asunto; unas -las que probablemente no sobrevivan- luchan contra el movimiento, otras -las más flexibles y visionarias- se unen a él: Según nos cuenta Albert en su libro, el Bicing de Barcelona esta patrocinado por Vodafone; Kia tiene un acuerdo con Bluemove CarSharing (plataforma para alquilar coches por horas); Citroën ha desarrollado el portal Multicity, para compartir trayectos entre particulares, realizando acuerdos con BlaBlaCar y Ouicar; en Alemania BMW ha lanzado su propio proyecto de carsharing, y un largo etcétera. Algunos en la industria del automóvil se han dado cuenta que su negocio no es sólo vender coches, también es vender movilidad. Y apuesto que esta tendencia se verá muy pronto en el resto de industrias.

Conclusión

“A nivel de paradigma económico, estamos pasando de una economía basada en la producción y el hiperconsumo a una economía focalizada en la eficiencia a todos los niveles, poniendo en circulación todo aquello que ya existe (bienes materiales, capacidades de la gente, dinero, ideas, etc.) Este modelo presenta beneficios económicos, sociales y medioambientales.” (Ouishare) En mi opinión la economía colaborativa es buena en su conjunto. Pone al consumidor en el centro y lo empodera como productor. Da la oportunidad de maximizar los recursos y pasamos de un consumo desorbitado a un “consumo más consciente, responsable y local”(Ouishare).

*No es de mis videos favoritos, pero es un buen resumen si queréis indagar un poco más.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

HTTP://ECONOMIA.ELPAIS.COM/ECONOMIA/2014/12/05/ACTUALIDAD/1417811488_361297.HTML

HTTP://WWW.ELMUNDO.ES/GRAFICO/ECONOMIA/2014/12/14/548B3AF4268E3E03108B4571.HTML

HTTP://WWW.ABC.ES/ECONOMIA/20141026/ABCI-ECONOMIA-COLABORATIVA-ENTREVISTA-ALTERKEYS-201410241121.HTML

SITIOS DE INTERÉS

www.consumocolaborativo.com

www.ouishare.net

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *