Confesémoslo. La contaminación nos mola

Los últimos dos meses han estado muy de moda las noticias sobre la contaminación del aire en España. Nos creíamos que esto sólo pasaba en China que están locos perdidos, pero resulta que también está pasando en Madrid, Barcelona, Asturias

 

contaminacion_madrid

Madrid 12/15

 

Y yo lanzo aquí una reflexión: ¿qué es lo que nos nubla la vista? ¿qué es lo que nos da la sociedad que nos deja indiferentes ante todo? Creo que hay algo por ahí rondando que nos convierte en zombis… nos da igual la corrupción absolutamente brutal en la que vive la clase política española, nos da igual la contaminación de nuestro propio aire… nos da igual un poco todo mientras nosotros vayamos tirando.

Creo que somos muy tontos. Y ya está. No encuentro otra explicación. Antes de pensar que alguien hace algo mal porque es malo, piensa que lo hace porque es tonto. La mayoría de las veces acertarás. Nuestra ‘maldad’ no es sino estupidez.

No me imagino el titular: “Los delfines contaminan su propio agua hasta el punto que los hace enfermar a ellos mismos”… ¿no? Yo que se. Esto es sólo una pequeña reflexión, a ver que pasa. Aunque os lo adelanto. Nada. Lo tengo comprobado. Facebook es un buen indicador de lo que llama la atención a la gente. “Sergio Ramos le da una sorpresa a su chica en el hormiguero“: 400 likes (le has dado al link, no?) “Lamentable China: los niveles de contaminación son 25 veces mayores de lo que recomienda la OMS“: 2 likes y uno es de tu hermano.

 

contaminación_china

Puesta de sol en Pekín

 

Para los que si estamos un poco más concienciados con todo esto, o para los que pensáis que contaminar el propio aire que respiramos es de un dedo de frente, os invito a que le deis caña a todo esto, pero sobre todo a que ejerzáis vuestro derecho y deber moral de consumo responsable: no usar el coche si puedes ir andando, en bicicleta o transporte público y animar a vuestra gente a hacer los mismo. La solución no pasa porque Madrid prohíba aparcar en el centro, eso es una tirita. La solución pasa por una concienciación social que haga que los gobiernos actúen (como por ejemplo para una mejor red de carril bici en Madrid). Si hay conciencia social habrá votos, si hay votos el gobierno actúa. Y mientras todo esto está pasando y nos creemos el animal más inteligente de la tierra, me imagino a los delfines cuchicheando entre ellos y mirándonos con la sonrisa esa perenne que tienen, que probablemente sea de vernos a nosotros…

Un comentario en “Confesémoslo. La contaminación nos mola

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *