Hace unas semanas asistí a un evento sobre B Corp en Barcelona. Este tipo de eventos son una inyección de fe. Energía para el body. Un mundo mejor es posible. A día de hoy hay muchísimas empresas buscando la forma de hacer las cosas un poquito mejor, conscientes de los problemas a los que nos enfrentamos como sociedad y ofreciendo soluciones. Pero empecemos por el principio.

 

¿Qué es una B Corp?

B Corps son empresas cuyo principal objetivo no es sólo incrementar beneficios, sino también incrementar el bienestar de las comunidades donde operan, sus trabajadores y cuidar el medio ambiente. Las B Corps usan el poder que tienen como empresas para solucionar problemas sociales y medioambientales.

 

 

Hace no mucho se pensaba que el planeta ofrecía recursos casi ilimitados, y además las empresas se centraban en aumentar sus beneficios a costa de lo que fuese. Hoy en día somos conscientes de que los recursos no sólo son limitados, sino que son escasos para el ritmo de consumo que llevamos. A parte, también tenemos mayor conciencia social y moral sobre las condiciones laborales de los trabajadores.

Este cambio de conciencia social ya se está viendo también en las empresas, sin embargo la mayoría todavía siguen operando como antes. Osea: objetivo final -> aumentar beneficios. Como sea. Y resulta que contaminar es gratis, y semi esclavizar a trabajadores en África y Asía sale muy barato… el resultado de buscar solamente el aumento de beneficios es un planeta en decadencia y personas esclavizadas.

El cambio de mentalidad actual nos hace repensar la función de las empresas. Ya no queremos que las empresas sean las mejores del mundo, sino las mejores PARA el mundo. Y es aquí donde entra B Corp. Cuando una empresa (después de un estricto proceso de evaluación) se certifica B Corp, está mandando un mensaje al mundo. Beneficio no es su bottom line, la sociedad y el planeta lo son.

 

Reflexiones del evento

Una de los mejores partes del evento para mi fue la introducción. Joan Melé, consejero asesor de Triodos Bank, habló con total naturalidad y muchísima cercanía del cambio que el pensaba era necesario en la sociedad. Su primera reflexión fue sobre la inteligencia.

Nos contaba como investigadores del MIT y de por ahí están estudiando cómo aumentar la inteligencia humana implantando micro chips. Pero, ¿para qué? ¿Acaso los problemas a los que nos enfrentamos como sociedad se solucionan con más inteligencia? Probablemente seamos el animal más inteligente del planeta, y mirad el follón en el que nos hemos metido. Los problemas actuales no se solucionan con más inteligencia, se solucionan con más bondad. Lo que tenemos que cultivar es la conciencia del corazón. Ahora parece que estamos obsesionados con que nuestros hijos lean lo antes posible, aprendan matemáticas antes que nadie… ¿no sería mejor obsesionarnos con educar en valores?

 

B Corp - La empresa del futuro

 

La segunda reflexión que me llevé de Joan es sobre la transparencia. “La transparencia ha de ser el campo de batalla del futuro, si no eres transparente es que algo tienes que esconder.”

Lo que está claro es que las cosas están cambiando. El mundo no es infinito, y no todo vale con tal de aumentar beneficios. Cada vez más los consumidores queremos comprar de empresas que sean la fuerza del bien. Que ayuden a las comunidades donde operan, que ofrezcan calidad de vida a sus trabajadores y cuiden el medio ambiente. Si todo el mundo comprase de empresas así, al resto de empresas que se han quedado ancladas en los años 50 no les quedaría más remedio que adaptarse o morir. Las empresas, por su gran influencia sobre planeta y sociedad, tienen que ser la herramienta de cambio del futuro. Los consumidores, nosotros, su energía para hacerlo.

Déjanos tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *